El Sistema de Supervisión en Medioambiental en materia de Ruido es una herramienta denominada SSMmR capaz de servir de soporte para una política de gestión en materia de ruido, sintonizado con las necesidades particulares de la ciudad. El sistema permite, mediante la utilización de las nuevas tecnologías, disponer de un mejor conocimiento de la realidad de la contaminación acústica del Municipio y poder realizar las actuaciones pertinentes en el futuro para gestionar este tipo de contaminación de manera adecuada. Este sistema dota al Ayuntamiento de una herramienta para el control y seguimiento de las actividades o locales ruidosos, así como el seguimiento de la contaminación ambiental externa de diferentes puntos del Municipio.

La implementación del sistema supone el desarrollo de herramientas técnicas sofisticadas, que posibilitan el conocimiento de la situación en materia de ruido y que nos permitirán realizar análisis de la relación causa/efecto entre la contaminación por ruido y sus efectos sobre la salud.

SSMmR y el modelo EFQM

SSMmR se adapta al Modelo EFQM de Excelencia, estructurado en nueve criterios:

• Liderazgo
• Política y Estrategia
• Gestión de las Personas
• Recursos y Alianzas
• Procesos
• Satisfacción de los ciudadanos
• Satisfacción de las personas
• Impacto en la Sociedad
• Resultados Clave


LIDERAZGO.-  Representa a la Autoridad. Se ejerce a través de la Comisión Técnica que es un equipo multidisciplinar formado por los líderes que han de establecer las estrategias de disminución y los procedimientos de interacción adecuados Para conseguir los objetivos, ya sean  los impuestos por la legislación o los deseados por la organización.

POLÍTICA Y ESTRATEGIA.-  Se determinarán los objetivos de calidad las estrategias de disminución para conseguirla por parte de la Comisión Técnica, en base a la información interna y externa disponible. Se buscará la participación de todos los grupos de interés a través de mesas abiertas de trabajo. El DAFO que se elabore permitirá la determinación de las estrategias más adecuadas.

Estas estrategias se desplegarán en una serie de procesos clave que hagan posible alcanzar los objetivos que se establezcan:

GESTIÓN DE PERSONAS.-  Todas las personas que participen en la definición o ejecución de las actuaciones reflejadas en las estrategias y en los planes de acción, dispondrán de las competencias necesarias para el correcto desarrollo del proyecto y para facilitar todas aquellas oportunidades de aprendizaje que vayan surgiendo.
RECURSOS Y ALIANZAS.-
  Dentro de la estrategia a establecer hay que considerar las diferentes alianzas que son necesarias y se realice una  adecuada gestión de todos los recursos humanos y materiales que se empleen en cada una de las acciones.
PROCESOS.-
  Para facilitar el cumplimiento de las estrategias establecidas se diseñarán e implantarán todos aquellos procesos que se consideren necesarios. Cada uno de estos procesos tendrá asociado una serie de indicadores que nos faciliten el análisis de la adecuación de cada uno de estos procesos al cumplimiento de la estrategia establecida.
RESULTADOS ALCANZADOS (Resultados).-
  Se analizan todos aquellos resultados que nos sirven para conocer el grado de cumplimiento de las estrategias y los planes de acción; 
SATISFACCIÓN DE LOS CIUDADANOS.-
  Nivel de satisfacción alcanzado por los principales clientes de la estrategia que se plantea.
SATISFACCIÓN DE LAS PERSONAS.-
  Nivel de satisfacción de todas las partes implicadas en los diferentes planes de acción, así como los responsables del seguimiento del cumplimiento de las estrategias planteadas.
IMPACTO SOCIAL.-
  Medición del grado de influencia de cada una de las acciones planteadas en el entorno de aplicación.